27/7/15

¿Acampamos?. Parte I

¿Quién dijo que de camping no se descansa?

Hace un par de semanas que hemos vuelto, han sido días de descanso y tranquilidad que necesitábamos, sobre todo, estar en familia, olvidarnos del reloj y de la rutina.

Cuando comenzamos a hablar sobre las vacaciones de este año, teníamos claro que sería de camping, puesto que la experiencia de Menorca del año pasado fué fantástica, en especial para los pequeños.

En esta primera parte te contaré la experiencia de Lía y Simón en estas vacaciones, y como la opción de acampada puede hacer que las vacaciones sean inolvidables para los niños.

La sensación de libertad en plena naturaleza es algo que no tiene precio, más hoy en día que están tanto tiempo en casa, por el invierno y la rutina escolar.

Decidimos ir al Sur de Francia, al Aloha Camping 5* de la cadena Yelloh Village. Llevamos todo para acampar durante 10 días, no te voy a negar, tenia un poco de miedo, las ganas de descansar eran muy grandes y varias personas me dijeron que estábamos locos, ir de camping con dos niños pequeños, que mejor reserváramos un bungalow porque acampando no descansaríamos nada. 




Sin duda, fué la mejor decisión y experiencia para todos, levantarse, desayunar al aire libre, disfrutar del atardecer cada día y ver las estrellas con la luna llena cada noche antes de acostarse, fué alucinante.




 Tener la posibilidad de moverse en bicicleta por el camping, ir al parque solos, a la playa en cualquier momento, disfrutar por las noches del espectáculo de música, bailar y estar en contacto con muchos niños de otras nacionalidades, (porque allí lo que menos se hablaba era español) para Lía fue un aprendizaje muy enriquecedor, se le creó la necesidad de hablar y aprender otros idiomas, para poder hacer amigos, así que ha regresado con ganas de aprender mas inglés, y francés.





Sin contar con la cantidad de entretenimiento que puede haber en un camping de este tipo, tenían para escoger entre tres piscinas para niños y bebés, con toboganes y juegos, tambien contaban con ludoteca, y una vez a la semana hacían una fiesta por la noche especial para ellos, con pinta caritas, juegos, y bailes, en fin todo un paraíso para Lía y Simón.




Te preguntarás como hicimos con el baño y los niños, pues muy sencillo, llevamos para las emergencias, un par de orinales de los que se usan cuando dejan el pañal, por otro lado, tuvimos una plaza de acampada enfrente de los baños, cómodo para ellos y nosotros, siempre estaban muy limpios y nunca tuvimos ningún percance, las emergencias se solucionaron sin problema. 


Durmieron en colchón inflable, sin extrañar en ningún momento su cama, estaban encantados, para ellos dormir en una tienda de campaña ¡fué lo mas!, era como un juego, y además con mamá y papá.





Como ves, las vacaciones que para muchos pueden ser una gran complicación, no lo son tanto sobretodo cuando están implicados un par de niños, que se adaptan a todo, que tienen tanta energía y ganas de pasarlo bien. 

Toda la logística para  hacer el equipaje, montar la tienda y recogerlo todo el último día merece la pena, con esos 10 días de bienestar, tranquilidad y esparcimiento.

La próxima semana, la segunda parte de ¿Acampamos?, porque no todo fué estar en el camping, tambien  conocimos el pueblo Serignan , una ciudad que queda a media hora llamada Beziers , y nuestra experiencia, porque para nosotros tambien hubo vacaciones.

Feliz semana,

Fabiola.

No hay comentarios:

Publicar un comentario