20/10/14

Un lugar con historia para comer con o sin niños

Hoy te hablo de un recinto lleno de historia, ubicado en Gijón, Asturias, un sitio enorme que tiene mucho encanto. Dice su historia, que era un orfanato para los hijos de los mineros afectados por accidentes laborales, posteriormente el ministerio del trabajo decidió que se convirtiese en Universidad Laboral, para la preparación profesional de estos jóvenes, siendo en su momento el instituto mas grande de España porque albergaba a mas de 3000 alumnos. 
Pasan los años y es abandonado,  finalmente lo recuperan y nace La Ciudad de La Cultura, que es como se llama actualmente.
A nivel arquitectónico, tiene muchísimo que ver, y contar, por ejemplo que su iglesia tiene la planta elíptica mas grande del mundo, y una torre de piedra que es la mas grande de España.
Así mismo, este sitio, cuenta también con un restaurante llamado La Cocina de Laboral, del que te hablo brevemente en este post y al que volvimos la semana pasada a comer junto con los niños, porque es un restaurante amplio, con una terraza que cuenta con juegos para ellos (castillos hinchables), y un espacio envidiable por cualquier establecimiento de hostelería.
Tienen una carta exquisita, con un alto porcentaje en productos ecológicos, que cuenta con ingredientes de gran calidad, de la huerta a La Cocina, el pescado siempre el mas fresco y de la zona del cantábrico,  las carnes y las aves lo mismo. Así, aún comiendo fuera de casa puedes comer muy sano y delicioso. 
La puesta en escena de los platos con mucho detalle, materiales como la pizarra y la madera forman parte de ello, además la mantelería muy eco con materiales 100% reciclados. 
Te enseño parte del entorno y de el menú que disfrutamos ese día.



Parte de la fachada de la Universidad de La Laboral



Los ingredientes, de la huerta a La Cocina



La Cocina de La Laboral, conserva el mobiliario antiguo, junto con materiales nuevos que dan justamente ese toque diferente,



La mantelería 100% papel reciclado



El primer plato del menú, ensalada de Ventresca con pimientos, estaba exquisito, ingredientes frescos
La Fabada!, riquísima, y servida en el plato de pizarra, conservaba muy bien el calor.

 Lía y Simón jugando en los jardines de la Laboral



Al fondo la terraza del restaurant, y debajo de los arcos unas tumbonas perfectas para tomar el vermout, o una copa después de cenar (si vas sin niños!), estas eran los somieres de las camas que usaban los niños del orfanato.

Espero que se animen a visitarlo, a disfrutar de las vistas, y a degustar uno de sus menús eco.

Feliz semana!,
Fabiola. 









2 comentarios:

  1. Acabo de conocer yo blog porque la página del centro infantil Freinet, me quedare por tu blog, que bonito sitio el que acabas de postear, desde luego que intentare ir también, saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por quedarte por aquí!!,
      me alegra que te guste, la verdad que es un sitio precioso.
      Espero ponerte cara uno de estos días, soy la mama de Simón! ;)

      Eliminar